El Joven prodigio ahora en la Web!!!

Como no hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague, he creado el anhelado Blog del Joven Prodigio. Acá podrás enterarte de lo último de su vida y sus pensamientos. Esperamos tus comentarios.

Mi foto
Nombre: marcolico
Ubicación: Conchalí, Santiago, Metropolitana, Chile

12 de abril de 2008

Breve Nota de Agradecimiento a Daniela

Conocí a Daniela diez años atrás, la primera semana de Marzo del 98 cuando yo recién tenía 11 años y ella 12. Séptimo básico del Camilo Henríquez. Rápidamente congeniamos y nació una amistad. Por ese entonces, los días y meses no tenían mayor importancia para nosotros que la de estar cerca de algún cumpleaños, navidad o vacaciones. Mucho tiempo para el ocio; tratábamos de pasarlo la mayor parte del tiempo juntos y así fue, incluso cuando al año siguiente ella se cambió de colegio para luego volver nuevamente el segundo semestre. Mis primeras fiestas y tragos fueron con ella. Un clásico que aun en día mantenemos es el de tomarnos un Manquehuito de piña de vez en cuando. Ese era un manjar de los dioses para nosotros, niños-jóvenes de tan sólo 13 años. O toda una osadía comprar sachets (sí, sachets, como los de shampoo) de tequila, wiskey, vodka o ron que sabían a tooffe y alcohol desinfectante, independiente de que el rótulo dijera “Scotch Wiskey” o “Ron Silver Especial”. O ir después de clases a una botillería y dejar el pase escolar de ella por un envase de cerveza (3 por mil). O Tonteras como esas. Así fue, entre otras cosas, como nos fuimos haciendo grandes amigos mientras la niñez se iba. Luego llegó la enseñanza media, colegios diferentes, mayores responsabilidades, cambios de casa por mi parte, unas demonios preciosos que ella tuvo por hijas (así les digo con cariño). Salir de cuarto, educación superior, trabajos, más responsabilidades. En definitiva, cambios. Pero algo sigue intacto: nuestra amistad. Ya no nos vemos todos los días ni tomamos sachets o cervezas 3 por mil (nuestros gustos se han ido refinando), ni conversamos horas y horas de todo y nada a la vez. Pero seguimos siendo amigos y el cariño sigue allí. Siempre apoyándonos, dando consejos, escuchándonos. Hemos crecido acompañándonos. El paso de la niñez a la adultez lo vivimos juntos, penas de amor, dudas existenciales y el miedo a crecer. Es verdad que hoy en día estamos más ocupados que antes, pero cada vez que nos necesitamos el otro está allí.

La primera semana de Marzo estuve en el Quisco con ella. Un par de semanas después salimos a Manuel Montt a comer y beber algo. Fue lindo ver como hemos ido cambiando como personas, entender que nuestros esfuerzos están dando fruto a nivel laboral. Creo que somos exitosos… sé que es una palabra GRANDE y que nos falta mucho todavía, pero es reconfortante ver como poco a poco son más nuestros logros que nuestras caídas. Y sabemos que, aunque sólo vengan caídas de aquí en adelante, estaremos unidos para apoyarnos cuando eso suceda. Es por eso y muchas cosas más, que quiero dedicarle este pequeño escrito.

Gracias, Daniela, por aguantarme todo este tiempo, sé que no tengo un carácter fácil de llevar, sólo espero que en diez años más sigas junto a mí. Te quiero mucho, lo sabes, te lo digo siempre y hoy quiero compartirlo con quien quiera leer esto.

Besos y gracias por todo.

Nos vemos pronto.

3 Comments:

Blogger Bandolera said...

Te felicito,pocos hombres hacen esto....un abrazo y gracias por las visitas.

7:50 p. m.  
Blogger K-tron said...

Que wena historia.

La amistad es lo más importante!

Gracias por pasar por mi blog. No he tenido tiempo para actualizarlo, pero este viernes si que si!

Saludos!

11:06 a. m.  
Anonymous Danny said...

Hola mi niño adorado, por fin di con su blog.

Resumiste d manera hermosa todo este tiempo juntos (aunq suene el colmo de baboso) Es increible q hemos pasado tantas cosas juntos y q nos hemos acompañado en tantos cambios y cosas dificiles.

Aquello de estar ahi cuando nos necesitamos, es literalmente asi, tanto q hay veces q estoy necesitando urgente hablar contigo, verte y q me des un abrazo, no alcanzo ni a pensarlo y ya estas tu llamando o golpeando la puerta.

Perdona si en alguna oportunidad t he fallado por "mis responsabilidades", pero tu sabes cuanto nos a cambiado la vida a los 2, lo q no ha cambiado y no cambiara jamas es el cariño enorme q siento por ti.

Y jamas he tenido q aguantarte, tu genio es solo un ingrediente mas a tu gran personalidad, para mi es un honor poder compartir contigo tantos momentos.

Te quiero mas q demasiado y espero q nuestra amistad dure d aqui a mil años.

10:18 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home